Kill bob, héroes del momento (o cómo sobrevivir a Murphy como jefe de piso)

“La función debe continuar” dice la premisa más vieja del show business.

Se ve que nosotros creemos en ella. ¡Y cómo!

Porque es cierto que siempre hay alguna cosita que pilotear, pero la función de anoche de LA CÁSCARA DEL HUEVO por momentos llegó a parecerse muy peligrosamente a los últimos momentos del vuelo perdido de Air France.

Es que en cualquier función puede fallar la compactera y hacer saltar un efecto en off durante minutos que parecen horas. Puede haber un problemita con un pie de luces que exponga el trasero de la idealmente invisible asistente que acomoda la utilería. Pueden fallar las luces de frente dejando a la obra con calles y un par de cenitales como toda iluminación. Puede caerse al piso y rodar algún accesorio en el backstage con los segundos contados para salir a escena. Pueden desintegrarse en un segundo dos de las tres sillas que se usan como toda escenografía, transformándose en un montón de hierros a esquivar con cara de poker. Puede haber poco público en una sala muy grande.

¿Pero todo, TODO eso?  ¿En una misma función?

Y, sí. Todo eso. En la función de anoche  en la Ciudad Universitaria.

Se ve que Murphy (el de la ley), se autodesignó jefe de piso.

“Resistiré”, diría Zulma Lobato. Y kill bob no se rinde. Porque entre asistentes expuestos, pistas epilépticas, pelucas elusivas, compañeros ondulantes para evitar caras en sombra, y buscando el dramatismo entre los restos retorcidos de lo que alguna vez había sido nuestra escenografía, llegamos vivos al final de la función. (Nosotros, estoicos. El coro, impecable.) Después de esto no hay nada que nos detenga.

(musicalizar a continuación con un fade in de la marcha gloriosa de su preferencia)

Edipo tuvo su esfinge. Hércules sus siete trabajos. Moisés su Mar Rojo.

Y kill bob su función del 17 de junio de 2009.

(crescendo)

¡Salve, kill bob!

(telón)

Anuncios

2 comentarios

  1. Aguante Kill Bob!!!. Mientras permanezca el sentido del humor no hay nada perdido, y no hay mejor catarsis que reirse de uno mismo!!!
    Creanme que sufrimos con uds, como buenas teatristas, cada problema o problemazo, pero también disfrutamos muchisimo del espectaculo mas allá de cualquier inconveniente. Son unos maestros !!!! no se les movió un músculo ante el desastre. Socia vitalicia del club de fans

    • Gracias por el aguante! Por suerte logramos reírnos de todo y ya estamos vacunadísimos. Un abrazo grande.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s